El universo penitenciario femenino de la dictadura franquista: ser roja y mujer

Durante, y especialmente después del final de la guerra civil española, miles de mujeres republicanas fueron encarceladas y sometidas a vejaciones de todo tipo por múltiples razones: haber quebrantado los límites de la feminidad tradicional a lo largo del periodo republicano; hacer oír sus derechos y libertades y su emancipación en un mundo fundamentalmente patriarcal; haberse manifestado públicamente a favor de las izquierdas; o haber luchado junto a los hombres en las calles y frentes de todo el territorio como milicianas. En virtud de ello, sufrieron una severa doble represión: por un lado, ideológica, al ser consideradas “rojas” o, en su defecto, familiar directo de quienes habían defendido los principios y valores republicanos; por otro, de género, por el simple hecho de ser mujeres. Muchas de esas féminas, diseñaron mecanismos de supervivencia e incluso, las más politizadas, continuaron con su labor en el interior de las cárceles creando marcos de solidaridad y apoyo entre las presas. Pese a todo, aquel régimen que consideró a estas mujeres traidoras de la patria a las que había que recristianizar y educar en la moral católica no consiguió doblegarlas.

Sirvan estas premisas para introducir una síntesis sobre uno de los estudios más recientes al respecto. Una obra editada por la Catedrática de Historia Contemporánea de la UNED, Ángeles Egido León, titulada: Cárceles de mujeres. La prisión femenina en la posguerra1.

La evaluación de la violencia política ejercida sobre las mujeres durante la guerra y la inmediata posguerra ha sido una de las cuestiones más obviadas en los estudios generales de la represión franquista. La invisibilidad femenina que en tantas ocasiones ha denunciado la historiografía de género al respecto permaneció casi inalterable hasta finales de los años noventa del siglo XX. Desde entonces han proliferado las publicaciones sobre la naturaleza, la tipificación y la cuantificación de dicha violencia. También ha contribuido la investigación a pequeña escala, a través de la cual ha sido posible esclarecer las connotaciones propias de la experiencia vital y carcelaria de las mujeres represaliadas en distintos espacios y, por consiguiente, obtener resultados de mayor beneplácito historiográfico.

En este ambiente de despegue se encuadra la obra a la que nos referimos. Se trata de una edición revisada y ampliada del doble número monográfico de la revista Studia Histórica. Historia Contemporánea publicado en 2011. Divulgativa y accesible al gran público, Cárceles de mujeres. La prisión femenina en la posguerra recopila un total de catorce estudios realizados por especialistas en la materia con un mismo objetivo: reconstruir la vida de las mujeres y las de sus hijos menores de tres años en el interior de las cárceles franquistas.

En gran medida, la experiencia carcelaria de las presas del franquismo se ha conocido gracias a los testimonios y memorias de las propias reclusas, siendo ello buena muestra del discurso de resistencia antifranquista. Fueron, pues, el principal y casi único soporte a partir del cual explicar la persecución sistemática que sufrieron y la horrible vida a la que se vieron sometidas. En este sentido, el libro va más allá y en su rigurosa metodología emplea, además, fuentes orales y documentación de archivo, sobre todo expedientes carcelarios y judiciales. Todo ello, unido al uso contrastado de la abundante bibliografía referente al tema, convierten a este estudio en una referencia obligatoria. El análisis minucioso y la mirada crítica de estas fuentes aporta nuevas claves explicativas tanto en lo que se refiere al discurso represivo como a las singularidades específicas de esa represión diferenciada por cuestión de género que el régimen les reservó.

El libro traza un recorrido por conocidas prisiones femeninas de la geografía española del que se puede extraer, además de los puntos en común de hacinamiento, insalubridad y hambre, los hechos diferenciadores y las singularidades propias de cada una de ellas. Los perfiles de las procesadas, la tipología de los delitos que se les atribuyeron, el dramático caso de los niños, la presencia de la Iglesia, la vida cotidiana o la formación política y cultural, son otros de los asuntos que se analizan para cumplir con el objetivo principal. Paralelamente, a lo largo de la obra el lector también podrá conocer cómo evolucionó la industria penitenciaria franquista y la trasformación de las circunstancias carcelarias de las anteriores y las posteriores. De igual modo, y aún más llamativo si cabe, cómo se fue forjando la cultura carcelaria de unas presas que fueron capaces de construir, en medio de una adversa coyuntura, todo un mecanismo de resistencia, supervivencia y solidaridad.

En el primero de los artículos, a modo de presentación, Ángeles Egido examina la condición femenina como fundamento del sistema represor, resaltando que la femenina fue una represión diferenciada. A continuación, Ricard Vinyes estudia los cambios producidos en el sistema penitenciario femenino y el perfil de las encarceladas políticas. El examen de las prisiones valencianas, en especial la del Convento de Santa Clara, corre a cargo de Ana Aguado y Vicenta Verdugo, mientras que el de las gallegas viene dado por María Victoria Martins Rodríguez. Por su parte, las precursoras en los estudios de represión de género, Encarnación Barranquero y Matilde Eiroa, realizan un balance de las “marxistas peligrosas” que estuvieron en la cárcel provincial de Málaga. Seguidamente, Iván Heredia Urzáiz se sumerge en la prisión de Torrero, Zaragoza, con una concisa síntesis sobre la geografía de las mujeres encerradas, las vicisitudes que sufrieron en su interior y el drama de sus hijos. El tema de los niños también es tratado, con especial interés, por Rosa María Aragüés quien centra su mirada en los niños de la cárcel de Predicadores y resalta un tema tan espinoso como la adopción ilegal.

En el octavo de los estudios, Fernando Fernández Holgado realiza un exhaustivo seguimiento de las dos prisiones militantes más representativas de la posguerra, Ventas y Les Corts. El castigo y la redención de las mujeres encarceladas en las Baleares es tarea de David Ginard i Ferón quien, además, analiza la figura de Matilde Landa, reconocida dentro de la prisión por su insaciable lucha contra el nuevo régimen. Miren Arantza Ugarte aborda las vivencias de las mujeres destinadas a la prisión de Saturrarán, mientras que Santiago Vega y Juan Carlos García se introducen en la prisión central de mujeres de Segovia, conocida por sus duras condenas y la labor testimonial que ya en la década de 1980 efectuó Tomasa Cuevas, presa de esta. El recorrido por los centros penitenciarios femeninos españoles se cierra con un estudio de caso relativo a las cárceles de Tarragona, de la mano de Montserrat Duch. Finalmente, la obra concluye con dos investigaciones que aluden a las prisiones portuguesas e italianas de mujeres en el contexto de las dictaduras de Salazar y de Mussolini, respectivamente.

En suma, Historia y Memoria se funden en una obra que responde a la solidez metodológica y documental y la sensatez analítica propias de cualquier investigador. Pone sobre la mesa aspectos menos conocidos o que han pasado desapercibidos dentro del mundo académico hasta la fecha, permitiendo así profundizar en el conocimiento del fenómeno carcelario femenino. Constituye, por tanto, un trabajo excepcional y necesario en la medida que contribuye a visibilizar, difundir y ampliar las particularidades represivas que se obraron sobre aquellas mujeres que, por su doble condición de “roja” y “mujer”, fueron castigadas.

Sergio Nieves Chaves

Fotografia: Presas de la cárcel de Segovia, 1948. Ricard Vinyes “Presas Políticas”, RBA, 2005

1 Ángeles EGIDO LEÓN (ed.), Cárceles de mujeres. La prisión femenina en la posguerra. Alcorcón: Sanz y Torres, 2017, 439 pp. ISBN: 9788416466443

Anuncios

A vida o muerte: persecución a republicanos

Recientemente se ha publicado el libro de A vida o muerte: persecución a republicanos españoles, obra coordinada entre Gutmaro Gómez Bravo y Aurelio Martín NájeraAvidaomuerte

A vida o muerte pone de relieve cómo las investigaciones de los últimos años en torno a lo que se viene llamando la “memoria histórica” han dado un paso de gigante en el conocimiento riguroso de lo que pasó en la guerra, la posguerra y la dictadura, y la integración del caso español en el marco internacional de la degradación de los derechos humanos entre 1930 y 1945. Es evidente que quedan muchas lagunas por cubrir. Las investigaciones en marcha, impulsadas desde el mundo universitario y el movimiento memorialista, la apertura de nuevos archivos, los avances digitales al servicio del conocimiento de la historia ayudarán a satisfacer la demanda de verdad, justicia y reparación que se viene exigiendo desde diversos sectores de la sociedad española. Libros como A vida o muerte son necesarios para acercarse al insuficientemente valorado fenómeno concentracionario franquista, al trabajo forzado y la mano de obra cautiva, al sufrimiento y persecución del exilio republicano, a las cárceles de mujeres y al marco comparado entre España y Europa en el umbral de los años treinta y cuarenta del siglo XX, máxime cuando tiene la virtud de hacerlo llegar al gran público, cada vez más interesado en conocer nuestra historia reciente.

A vida o muerte, PDF con índice y prólogo

La reciente publicación retoma el hilo de las Jornadas del 28 febrero – 1 marzo 2017 de “A vida o muerte: cárceles, correccionales, campos de concentración y batallones de trabajo de los republicanos españoles”. https://www.ucm.es/hcontemporanea/a-vida-o-muerte