Memorias del exilio republicano

Recientemente apareció un nuevo libro sobre el exilio de la IIa República. Bajo el título: Caminando fronteras. memorias del exilio republicano españolb, bajo la coordinación de Pilar Nova Melle y Elena Sánchez de Madariaga. Ha sido recientemente publicado por la Asociación Descendientes del Exilio Español. (Madrid, 2019, DL. M-16282-2019) Acceso online al libro

ExiliosRecogemos seguidamente el sumario para su interés
Regás Pagés, Rosa “Prólogo” pg. 7-8
Nova Melle, Pilar “Prefacio” pg. 9-10
Sánchez de Madariaga, Elena “Introducción: el exilio republicano en la memoria” pg. 11-16

Testimonios:
Capítulo 1. Aub Barjau, Elena; Álvarez Aub, Federico David. “Mi querido Max” pg. 17-26
Capítulo 2. Giral Barnés, Ángela “Éxodo de la família Giral Barnés” pg. 27-42
Capítulo 3. Líster López, Enrique “El día más amargo en la vida de Líster” pg. 43-50
Capítulo 4. Madariaga Álvarez-Prida, Pura de “Recuerdos de infància de la guerra y el exilio”, pg. 51-66
Capítulo 5. Negrín, Carmen “¿Exilio? ¿Cuál exilio? Pg. 67-82

Voces institucionales
Capítulo 6. Font Agulló, Jordi; Serrano Jiménez, Miquel (Museu Memorial de l’Exili-MUME) “Fronteras, acogida e internamiento. Memorias del éxodo republicano de febrero de 1939 y de la llegada a Francia”, pg. 83-102
Capítulo 7. Escudero Galante, Francisco (Centro de estudiós Miguel Hernández) “Miguel Hernández: el exilio frustrado”, pg. 103-114
Capítulo 8. Aroca Mohedano, Manuela (Fundación Francisco Largo Caballero) “La odisea de Francisco Largo Caballero en el exilio: la verdadera faz del enemiga” pg. 115-130
Capítulo 9. Ruiz Rico, Javier (Fundación Domingo Malagón) “El muy leal y discreto Domingo Malagón”, pg. 131-142

III. Estudios
Capítulo 10. Guardia Herrero, Carmen de la “¿Se puede hacer patria?, el camino hacia el exilio de Victoria Kent”, pg. 143-158
Capítulo 11. Vicente, Henry “Escribir desde lo que se desvanece, los cuadernos autobiográficos de Luis Lacasa en el exilio” pg. 159-174
Capítulo 12. Molina, María Lourdes “Navegantes de la vida, venid a escuchar una noble historia: los surcos de la Guerra Civil y del exilio en la travesía de María Teresa León” pg. 175-202
Capítulo 13. Sueiro Seoane, Susana “Venturas y desventuras de <<la leona>>: exilio y trayectoria vital de Federica Montseny” pg. 189-202
Capítulo 14. Lorenzano, Sandra “Me quemo los Labios” pg. 203-220

80cumpleInformamos también del curso “El exilio republicano y los lugares de acogida” que empieza hoy lunes 10 de febrero. Realizado por Jorge de Hoyos Puente y Diego Gaspar Celaya, a petición de la Comisión Interministerial para la Conmemoración del 80 aniversario del exilio republicano español. Con el objetivo de  trabajar el exilio en el aula desde una perspectiva multidisciplinar, en la que prime un aprendizaje activo, crítico y significativo. Este curso se desarrolla en la plataforma del Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado (INTEF), desde el lunes 10 de febrero hasta el viernes 28 de febrero, con una dedicación aproximada de 6 horas. Enlace NOOC.

SOBRE VIOLENCIA Y ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA EN LA ESPAÑA REPUBLICANA (I)

El estudio de las retaguardias republicana y sublevada durante la Guerra Civil española se ha mostrado como uno de los campos de mayor interés entre los historiadores, especialmente desde la década de los 90 del siglo pasado. Esta atención ha obedecido a una sencilla razón: más allá de los frentes, la guerra también se ganó en estos espacios. En ambos casos, mantener su “buena salud” se postuló como una de las prioridades entre las autoridades, a pesar de la desigual importancia que unos y otros otorgaron a la acción en la retaguardia del enemigo a lo largo del conflicto. Una violencia y un desorden sin precedentes se adueñaron de las dos retaguardias como consecuencia inmediata del golpe militar de julio de 1936 y la pérdida del control del poder por parte del Estado. Aunque como es bien conocido, el origen de esa espiral se remontaba a los meses precedentes, sobre todo a febrero de aquel año. En los primeros meses de guerra tuvieron lugar todo tipo de prácticas violentas de marcado carácter político si bien, en el fondo de las mismas, latían deseos de venganza, viejas rencillas y odios individuales y de clase. Violencias que, en perspectiva comparada, no obedecían a las mismas lógicas y fines.

Centrándonos exclusivamente en la retaguardia republicana, la desarticulación e inoperatividad casi absoluta del Estado derivada del fracasado golpe fue aprovechada por las organizaciones revolucionarias. Estas, que habían frenado la sublevación en las calles, se adueñaron del vacío de poder existente e, inmersas en la nueva realidad revolucionaria, generaron un enorme clima de violencia. Paseos, registros, incautaciones y otras prácticas represivas fueron tónicas generales de distintos grupos de acción (que la historiografía ha denominado incontrolados, si bien este estereotipo no hace sino simplificar la compleja realidad existente en este sentido). En términos generales, conspiradores, colaboradores clandestinos, derechistas, religiosos y antirrepublicanos fueron los perfiles de los perseguidos y quienes conocieron la particular justicia que estos grupos emprendieron, mayormente en sus checas. Aquellas organizaciones y grupos administradores de los espacios de poder entendieron que la nueva justicia pasaba por la gestión particular de aquella violencia, marginal a todo ordenamiento jurídico. Una justicia por consenso, en palabras del profesor Alba, que prescindía de todo procedimiento judicial legalizado y de posible defensa; una justicia popular, pues la justicia institucional era vista con recelo, al considerarla “burguesa”.

La respuesta a aquella violencia de las primeras semanas, arbitraria e irregular, antes ideológica o de clase, se hizo patente ya en agosto de 1936. El receló por los excesos y desmanes cometidos comenzó a calar fuertemente no solo entre buena parte de los ciudadanos, sino también entre los propios componentes de aquel desmoronado Estado republicano. Con el propósito de acabar con ella y canalizar los ánimos y el clamor de aquellos grupos y masas populares, las autoridades republicanas reunieron esfuerzos y emprendieron una serie de medidas legales que, a su vez, se enmarcaban en la labor de reconstrucción del Estado y la recuperación del monopolio del poder. Así, trató de regular, atendiendo a las circunstancias del momento, el Orden Público, la Administración de Justicia y los organismos e instituciones que velaban por el cumplimiento de las condenas, entre otros asuntos. El objetivo al respecto estaba claro: afrontar la represión contra los enemigos de la República desde la normalización y legalización.

Con todo, en la parcela de los tribunales, la reforma más importante fue la creación de los llamados Tribunales Populares para juzgar los delitos de rebelión y sedición y los cometidos contra la seguridad del Estado. La creación de un Tribunal Especial en Madrid por decreto de 23 de agosto de 1936, poco después de producirse el asalto de la cárcel Modelo, y su extensión en los días siguientes por el resto de las provincias leales a la República, significó el inicio activo de la represión legalizada y el control político y judicial en la retaguardia republicana.

SERGIO NIEVES CHAVES

Exilio republicano extremeño

EL EXILIO REPUBLICANO DE 1939, OCHENTA AÑOS DESPUÉS. I CONGRESO INTERNACIONAL SOBRE EL EXILIO REPUBLICANO EXTREMEÑO. HOMENAJE A GREGORIO TORRES NEBRERA

El próximo año 2019 se conmemora el ochenta aniversario del inicio del exilio republicano español de 1939. Coordinados por el Grupo de Estudios del Exilio Literario (GEXEL), se tiene prevista la organización de una veintena de congresos en España y el extranjero.Exilioextremeno

Desde la Facultad de Formación del Profesorado de la Universidad de Extremadura se suman a esta iniciativa convocando el I Congreso Internacional sobre El exilio republicano extremeño. Este congreso, que tendrá lugar los días 13 y 14 de junio para compartir investigaciones entorno al exilio republicano, así como reivindicar la relevancia de la obra de los exiliados republicanos extremeños; prestando especial atención a la obra de autores como Arturo Barea, Enrique Díez- Canedo, Francisco Vera, Fernando Valera o Antonio Otero Seco.

El congreso, que contará con la presencia de destacados especialistas, está abierto a propuestas de comunicación sobre cualquier aspecto histórico, obra o autor del exilio republicano español, aunque se dará prioridad a aquellas que se ocupen del exilio extremeño. Los resúmenes, de un máximo de 150 palabras, pueden ser enviados hasta el 31 de marzo a los coordinadores del congreso, Chiara Pepe (chiara@unex.es) y Mario Martín Gijón (marting@unex.es)

Más información en: http://www.gexel.es/presentacion.html

Conversación con Manuel Suárez Cortina “Política y religión 1808-1936”

Mañana jueves 14 de febrero a las 15:00 horas tendrá lugar una nueva emisión de Hablemos de Historia en la que conversaremos con Manuel Suárez Cortina de la Universidad de Cantabria sobre su libro ‘Entre cirios y garrotes. Política y religión en la España contemporánea, 1808-1936’. http://hablemosdehistoria.uji.es

SUÀREZ CORTINA, Manuel. Entre cirios y garrotes. Política y religión en la España contemporánea, 1808-1936. Publicaciones Universidad de Cantabria, 2014. ISBN: 978-84-8102-719-8. Formato: PDF. DOI: https://doi.org/10.22429/Euc2014.007

ciriosygarrotesSinopsi: Entre cirios y garrotes no tiene la pretensión de ser una historia de la religiosidad católica, o de la Iglesia española. Es un acercamiento a un conjunto de ámbitos temáticos –constitucionalismo, identidad nacional, catolicismo, laicismos republicanos, heterodoxias y religiosidades alternativas…– a través de los cuales se puede conocer el papel de la religión en la vida política española y los distintos y antagónicos modos de concebir esa relación desde la guerra de la independencia hasta la guerra civil de 1936. La época contemporánea conoció un fuerte enfrentamiento entre laicistas y confesionales que expresaba el protagonismo de la Iglesia para caracterizar España como nación y las modalidades de su relación con la sociedad y el Estado. El libro muestra la dificultad de lograr en España la libertad religiosa y los conflictos permanentes entre confesionales y secularizadores en torno al lugar que corresponde a la religión y la Iglesia en la sociedad, cultura y política nacional

El Foro de Debate Hablemos de Historia es una iniciativa del Grupo de Investigación Desarrollo Social y Paz integrado en parte en el Departamento de Historia, Geografía y Arte y en el Instituto Interuniversitario de Desarrollo Social y Paz de la Universitat Jaume I. Cuenta con la colaboración de El Colegio de España y la Casa de Velázquez.

El programa puede seguirse por Internet a través de VOX-UJI Radio en la siguiente dirección web: http://www.radio.uji.es/

La web del programa dispone de toda la información y pueden descargarse en formato Pod-cast los programas emitidos hasta este momento. http://hablemosdehistoria.uji.es

14 de abril. La República (serie)

¿Puede ser una serie televisiva una propuesta de memoria cultural de la República? El reciente número 4 de la revista “Passés Futurs“, dedicado a “Histoire maîtrisée, histoire méprisée” dedica una disertación a la serie televisiva “14 de Abril. La República”, por la profesora Teresa Pinheiro de la Chemnitz University of Technology – Institut des Études européennes.

serie_14deAbril

“14 de abril. La República es una serie de ficción histórica dividida en dos temporadas […] La segunda temporada, que estaba prevista para 2012, pero hasta hoy no ha sido retransmitida. […] La serie fue dirigida por Jordi Frades, el guion es de Virginia Yagüe, conocida ya por los guiones de series de ficción histórica como Amar en tiempos revueltos (RTVE1 2005-2012) y La señora (RTVE1 2008-2010, dirigida también por Jordi Frades), de la cual 14 de abril […] El catedrático de Historia de la Universidad Carlos III de Madrid, Ángel Bahamonde, fue el asesor de la serie”. “14 de abril. La República entra en los hogares españoles en un contexto clave de transferencia de memoria” buscando un espacio para “transmitir una memoria positiva de la Segunda República”

El artículo de Teresa Pinheiro desarrolla toda una reflexión alrededor del concepto de memoria comunicativa como un concepto heterogéneo, de multiplicación de “tantas memorias comunicativas de un acontecimiento como testigos”. La serie 14 de abril. La República: una propuesta de memoria cultural plantea temas como la construcción de la identidad colectiva común, el papel de los medios de comunicación de masas y como estas propuestas son absorbidas por la población.

Tenéis el enlace al artículo completo en: https://www.politika.io/fr/notice/serie-14-abril-republica

Secularización y Segunda República

Acaba de aparecer el articulo ‘The Bones of Contention: The Secularisation of Cemeteries and Death Practices in the Spanish Second Republica’ en la revista European History Quarterly,Vol 49, Issue 1, 2019https://doi.org/10.1177/0265691418817466

Los esfuerzos de secularización de la Segunda República española encontraron una feroz resistencia por parte de los católicos y la Iglesia. Las autoridades locales encabezaron la secularización en un contexto legal poco claro, pero también intentaron mediar entre las diferentes demandas, al mismo tiempo que protegían el sentimiento católico y respetaban los derechos de propiedad. Los cementerios y las procesiones funerarias fueron un campo de batalla clave en una “guerra cultural” que se extiende a lo largo de la preocupación del siglo XIX por el papel de la religión en la vida de los ciudadanos españoles y la intensidad del conflicto entre las guerras, las amargas luchas por ocupar el espacio público y la movilización De las conceptualizaciones antagónicas de las ‘personas’

Es el primer trabajo que analiza en profundidad la relación entre la legislación republicana y la política municipal, y se inserta dentro un debate mas amplio sobre la política republicana y lo que algunos llaman una ‘kulturkampf’ en la Europa de entreguerras.

Asimismo enlaza con otros dos artículos del autor, Matthew Kerry, ya publicados:

Escritos articulados a raíz de la tesis doctoral leída en la University of Sheffield sobre radicalización en los campos del norte de Asturias en la década de 1930 (2015).

Ficha del autorMatthew Kerry investigador visitante en la University of Leeds, historiador social y cultural con una investigación centrada en los campos de la izquierda política, la religión, la protesta y la violencia, con un interés particular en cómo se vive, se conceptualiza y se impugna la política en la vida cotidiana. Actualmente soy investigador visitante en la Universidad de Leeds.

Sociabilidad en Bilbao durante la Segunda República: republicanos y nacionalistas vascos

Sabin Arce (alumno UPV/EHU)

El objetivo de esta reflexión es el siguiente: analizar las redes y espacios de sociabilidad de los nacionalistas y los republicanos de Bilbao durante la II República, para resaltar sus diferencias y semejanzas. Además , mediante ejemplos concretos es posible conocer la evolución de la sociabilidad bilbaína. También se puede observar la importancia de la sociabilidad en la época floreciente de política y libertad que es la II República, y como este fenómeno ayudó a reconciliar a la sociedad con la política.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, Bilbao se convirtió en una fuerte ciudad industrial con una burguesía muy poderosa y una importante masa obrera. En aquella nueva sociedad, nuevos estratos sociales quisieron tomar parte en la política; la democracia, a partir del sufragio de 1890, y la cada vez más cosmopolita Bilbao, fueron los paradigmas de esos cambios. Entre las sensibilidades políticas que tenían a su alrededor espacios de sociabilidad más dinámicos hemos escogido dos para llevar a cabo éste análisis: los republicanos y los nacionalistas vascos.

La apertura política que supuso la II República, afectó de manera crucial en el modo de entender la propia política. De hecho, la democratización de los espacios públicos que se podía entrever en la época anterior se completó en época Republicana. Eso trajo la explosión de nuevos y modernos partidos políticos y se dispararon las tasas de afiliación, aumentando significativamente la presencia pública de la política. El factor clave de este paso hacia delante de la sociabilidad política es la integración de nuevos sectores sociales.

A pesar de la dificultad de obtener un resultado concreto, merece la pena plantear unas preguntas antes de empezar, con objetivo de guiar las futuras reflexiones. Por tanto, ¿qué diferencias había entre la forma de entender la sociabilidad de republicanos y nacionalistas? ¿Ésas diferencias se basan en diferencias ideológicas? ¿En qué aspecto de la sociabilidad se centró cada una de las dos sensibilidades políticas?

Pero, antes de profundizar en estas cuestiones, cabría preguntarse, además: ¿qué es la sociabilidad? El concepto sociabilidad como categoría analítica histórica nace en el contexto de la historiografía francesa de la década de los 70, en torno a la Nueva Historia de la escuela de Annales. El término comenzó a ser utilizado por sociólogos a principios del siglo XX, pero podría considerarse a Maurice Agulhon como el primero en hacer un análisis histórico entorno a la sociabilidad. Es la capacidad de los seres humanos para relacionarse en colectivos estables, y se define como las formas, manifestaciones y espacios de la vida colectiva que se conforman con ese objetivo. Al ser un objeto de estudio tan heterogéneo, hay que tomarlo como un concepto que engloba a la antropología, a la sociología y a la historia.

 Casinos y batzokis

El eje de la sociabilidad de los republicanos ya desde la segunda mitad del siglo XIX lo componían ateneos, círculos y sobre todo los casinos. No es fácil definir estos espacios, pero en palabras de Rafael Villena y Ángel Luis López eran “asociaciones que sin dejar de lado la cultura, estaban dirigidas al juego y al ocio”, siempre relacionadas con ambientes republicanos.

El número de casinos en Bilbao en la II República era bastante significativo; cada una de las ramificaciones intentaba tener sus propios espacios de sociabilidad, aunque el Casino Republicano siempre tuvo preeminencia (en tanto en cuanto era el centro de la mayor vertiente republicana). A principios del siglo XIX eran espacios dedicados sobre todo al esparcimiento, donde los burgueses se reunían con fines ociosos, pero eso cambió en la segunda mitad del siglo, donde adquirieron un claro matiz político.  Para la II República, los casinos ya tenían un objetivo doble: por un lado, la política y por otro, el ocio; conferencias, escuelas nocturnas, fiestas en fechas señaladas, actuaciones nocturnas, exposiciones de arte, fiestas en honor a personajes ilustres… Todo esto llevaba a los miembros además de a abrazar las ideas de la doctrina republicana, a introducirse en la práctica política. Además, empezaron a crearse asociaciones satélites alrededor de los casinos; juventudes republicanas, asociaciones de socorros mutuos, grupos en favor de la emancipación de la mujer, órganos de prensa…

el-liberal-amaya-17-7-35

Aun así, las fuerzas republicanas no consiguieron dominar Bilbao debido a su tendencia a las escisiones y la buena salud de otros partidos (PNV y socialistas mayormente). De todos modos, las redes creadas por los republicanos se convirtieron en buenos lugares para las relaciones interpersonales. Estos espacios de sociabilidad además de educar en democracia y doctrina política republicana, también impregnaban la vida privada de los militantes, ayudando a, como dice Jon Penche: “vivir en republicano”.

Bilbao tuvo una importancia capital en la historia del Partido Nacionalista Vasco, ya que de pasó de ser su cuna a ser su feudo. El mayor espacio de sociabilidad del PNV eran los batzokis, y en cuanto Arana creó la ideología nacionalista vasca abrió el primero de estos centros de sociabilidad, porque tanto él como sus seguidores conocían la importancia de los locales de reunión y formación. Los batzokis desde el principio tuvieron un objetivo de transmisión ideológica y también la intención de educar a la militancia. La diferencia entre actividades adoctrinadoras y “neutrales” nunca estuvo del todo clara; el nacionalismo vasco lo impregnaba todo. Entender el PNV como una “comunidad” impedía dejar de lado la doctrina nacionalista. Allí se daban tanto conferencias y discursos como obras de teatro, clases de euskera, geografía o historia vasca, todas, como no, vistas desde la óptica nacionalista.

El objetivo de las conferencias y demás era el “adoctrinamiento” intelectual, es decir, la transmisión y asimilación de la ideología de Sabino Arana. Alrededor del Partido Nacionalista Vasco también surgieron varias entidades satélites como Mendigoxaleak (aficionados a la montaña), grupos de danza, grupos de teatro o Emakume Abertzale Batza entre otros (asociación de mujeres). El PNV tomaba todas las actividades sociales que se creaban a su alrededor como una oportunidad para hacer propaganda, en favor de esa idea de “comunidad” (juegos vascos, conferencias, campeonatos de pelota vasca o manifestaciones religiosas).

La estructura política especial de Euskal Herria, propició la evolución de los partidos políticos de forma diferente al del resto de zonas del estado español. La importante presencia del Partido Socialista, el Partido Nacionalista Vasco, carlistas o republicanos, proveía al pantone político una diversidad de la que carecían otras grandes ciudades. Todos estos partidos, claro, se valieron de la sociabilidad para expandir sus ideales en una zona con tanta competencia, dando lugar a todas las entidades satélites que se han mencionado. Unos con más acierto que otros, todos los partidos políticos trataron de impregnar tanto el mundo público como el privado de política, de su política, claro. Éstas técnicas de sociabilidad se integraron profundamente en la sociedad bilbaína, promoviendo la participación política.

¿Una sociabilidad ideológica?

Los principales espacios de sociabilidad de republicanos y nacionalistas vascos eran el casino y el batzoki, y alrededor de estos se organizaban el resto de actos y actividades. No parecen muy diferentes el uno del otro; ambos tienen objetivos parejos, entre otros, conseguir la educación de los militantes a través de conferencias y charlas, expandir su doctrina política, tomar la esfera pública y la privada, crear relaciones interpersonales en el contexto del partido, tomar parte en el ocio…

Aun así, hay algunas diferencias; los casinos, en tanto en cuanto son entidades más antiguas, tuvieron una evolución distinta, siendo en un principio centros de ocio y luego tomando un cariz marcadamente político. Además de eso, se puede considerar a los casinos como instituciones clasistas; si bien intentaron educar a la masa trabajadora (a pesar de las contradicciones de clase que los separaba), para muchos no siempre era fácil conectar con la órbita republicana debido entre otras cosas a las altas cuotas que exigía el partido a sus militantes.

Por otro lado, los batzokis tuvieron desde el principio objetivos múltiples; siendo el ocio, el idioma y la transmisión ideológico los principales. Aparte de eso, los espacios de sociabilidad de los nacionalistas vascos, si bien no eran interclasistas, se puede decir que eran más abierta, y que tenían más capacidad para atraer individuos de clases diferentes. Partiendo de este análisis, no parece descabellado decir que esa mayor amplitud de los nacionalistas vascos les hizo más efectivos y, al contrario, que las entidades más clasistas de los republicanos tenían más dificultades para atraer a la clase obrera que recién se estrenaba en la democracia y la política.

Pero, ¿están esas diferencias basadas en la ideología? Los principios ideológicos de los republicanos se pueden resumir en la combinación de liberalismo progresista y federalismo, con cierta tendencia directiva por parte de la clase burguesa. Mucho más trabajo exige en cambio definir la ideología del nacionalismo vasco. Se podría decir que es una ideología de centro-derecha “accidentalista” —en tanto en cuanto modula su discurso dependiendo del poder— que defiende los intereses burgueses. Además de la ya mencionada técnica de sociabilidad más efectiva, también el discurso ayudó a la hora de atraer miembros de la clase obrera. Dejando de lado la lucha de clases internacionalista, el discurso nacionalista afirma que los miembros de todas las clases tienen los mismos intereses; los intereses nacionales. Así, parece que, mediante un discurso interclasista, los nacionalistas fueron más efectivos que los republicanos, y esa diferencia se vio sobre todo en el entorno rural. De todas formas, todavía es pronto para sacar conclusiones demasiado generalistas.

¿Qué ha sido hoy de aquellos espacios de sociabilidad? Los republicanos desaparecieron en el exilio durante la dictadura de Franco, y con ellos sus espacios de sociabilidad. Aun así, en Bilbao, por ejemplo, la sociedad El Sitio sigue en funcionamiento como centro sociocultural, y a pesar de que solo es la sombra de lo que fue, ha quedado como testigo e icono en la ciudad. En cambio, los nacionalistas vascos se han mantenido fuertes en el espectro político vasco, pero sus centros de sociabilidad no son tan activos como lo fueron antaño. La mayoría de batzokis son más conocidos como restaurantes o bares que como centros de sociabilidad.

¿Qué ha sido entonces de la sociabilidad política? Nadie “vive en republicano”, y la “comunidad” nacionalista es cada vez más pequeña. ¿Por qué no se han mantenido y renovado esas redes de sociabilidad que funcionaron tan bien? ¿Por qué no son capaces los tentáculos de los partidos políticos de impregnar la vida pública y privada? Para responder a estas cuestiones es necesario una investigación más a fondo.

Fuente de la imagen: https://errepublikaplaza.wordpress.com/2014/03/05/el-casino-republicano-de-bilbao/

Reseña: Estudios sobre el republicanismo histórico en España

Hace unos meses ha aparecido en el número 30, correspondiente al año que termina de 2018, de la revista Espacio, Tiempo y Forma. Serie V. Historia Contemporánea, de cuya sección de reseñas destaca una, obra de José Luis Agudín Menéndez (Universidad de Oviedo), dedicada a la reciente obra colectiva sobre el republicanismo histórico español:
 
SÁNCHEZ COLLANTES, Sergio (ed.), Estudios sobre el republicanismo histórico en España. Luchas políticas, constitucionalismo y alcance sociocultural, Oviedo, Real Instituto de Estudios Asturianos, 2017
 
PortadaRepublicanismoLos textos que forman parte de esta monografía colectiva recogen el ciclo de conferencias que tuvo lugar en el Real Instituto de Estudios Asturianos entre el 29 de enero y 12 de febrero de 2014, y que llevaba por título Asturias en el republicanismo histórico español. Esta celebración estuvo motivada tanto por la conmemoración del 140 aniversario de la caída de la I República como por el 75 aniversario del final de la II República, tras terminar la Guerra Civil. Esta obra colectiva viene a sumarse a un ya profuso itinerario de los estudios del republicanismo desde la perspectiva asturiana, enormemente enriquecidos en las dos últimas décadas de la presente centuria. 
Sin dejar a un lado la perspectiva asturiana, los siete capítulos constitutivos de esta monografía prestan atención a generalidades del republicanismo hispano. Con este fin, S. Sánchez Collantes ha reunido las aportaciones de historiadores procedentes de las Universidades de Oviedo (Ignacio Fernández Sarasola, Víctor Rodríguez Infiesta, Jorge Uría y Joaquín Varela Suanzes-Carpegna), León (Francisco Carantoña), Burgos (Sergio Sánchez Collantes) y Cantabria (Manuel Suárez Cortina). Las líneas de investigación que aquí convergen no sólo incluyen las de la historia de las culturas políticas, sino también se dan cita aquí la historia del constitucionalismo y la historia sociocultural.
José Luis Agudín

Soziabilitatea Bilbon II. Errepublikan: Euskal Nazionalistak eta errepublikanoak (II)

Sociabilidad en Bilbao durante la Segunda República: Nacionalistas vascos y republicanos (II)

Sabin Arce

El texto que se presenta a continuación es el resumen del Trabajo de Fin de Grado de Historia, realizado en la Universidad del País Vasco (UPV/EHU). El objetivo del trabajo ha sido analizar las redes de sociabildad de los republicanos y los nacionalistas vascos en Bilbao durante la Segunda República, para poder llevar a cabo una primera comparación entre ellas. Ya que el trabajo se realizó en euskera, hemos querido respetar el idioma original. Si alguien estuviera interesad@ en que el tema fuera traducido al castellano, estaríamos encantados de realizar ese esfuerzo e incluso poneros en contacto con el autor del trabajo. Gracias.

 

Ondorioak

Euskal Herriaren estruktura politiko bereziak, alderdi politikoen bilakaera ahalbidetu zuen gainontzeko espainiar Estatuko zonaldeekin alderatuz. Alderdi Sozialista, Eusko Alderdi Jeltzalea, Karlistak edo errepublikarren presentziak, herrialde mailan aurkitzea zaila zen oparotasun politiko bat ekarri zuen Bilbora, non sentsibilitate politikoen Pantonea beste inon baino aberatsagoa zen. Noski, alderdi politiko guzti horiek soziabilitateaz lagundu ziren haien ideiak zabaltzeko hainbeste konpetentzia zegoen eremuan, eta horrela jaio ziren alderdien satelite bezala funtzionatzen zuten erakunde sozial hauek. Batzuk arrakasta gehiagorekin, beste batzuk gutxiagorekin, baina denak mundu publikoa bai pribatua politikaz zipriztintzen saiatu ziren, beren politikaz noski. Soziabilitate teknika hauek gizartean ederki barneratu ziren, bilbotarren artean politikan parte hartzea sustatuz.

Errepublikano eta euskal nazionalisten soziabilitate esparru nagusiak kasino eta batzokia ziren, eta hauen inguruan ematen ziren normalean gainontzeko eginkizun eta jarduerak. Bata bestearekin konparatuz ez dirudite hain desberdinak; biak zituzten helburu antzekoak, besteak beste, konferentzia eta hitzaldi bidez militanteen heziketa lortzea, haien doktrina politikoa zabaltzea, esfera publiko eta pribatua hartzea, alderdiaren testuinguruan erlazio interpertsonal berriak sortzea, aisialdian parte hartzea… Hala ere badira bien arteko desberdintasunak, kasinoak, entitate zaharragoak diren heinean, bilakaera desberdina izan zuten, hasieran aisialdia helburu bakar gisa zuten, geroago hori aldatu eta helburua politikoa izatera pasatuz. Horretaz gain, kasinoak nahiko instituzio klasistak zirela esan daiteke, langile-klasea hezten saiatu baziren ere, hauentzako oso zaila zen errepublikanoen orbitan sartzea, kide izateko beharrezko ziren kuotak zirela eta gehien bat. Beste aldetik, batzokiak hasieratik zuten helburu anizkuna; aisialdia, hezkuntza eta transmisio ideologikoa nagusiak izanik. Hortaz aparte, euskal nazionalisten soziabilitate esparruak, interklasistak inondik inora ez baziren ere, esan daiteke zabalagoak zirela, eta klase anitzetako pertsonak erakartzeko ahalmen gehiago zutela. Analisi honen barruan ez dirudi zentzugabekeria euskal nazionalisten soziabilitate irekiago horrek eraginkorra izaten lagundu ziola esatea, eta kontran, errepublikanoen erakunde klasistagoak demokraziara erantsi berri ziren estratu sozial baxuago horien atentzioa emateko zailtasunak izatea.

Baina desberdintasun horiek ideologian al daude oinarrituak? Errepublikanoen oinarri ideologikoak liberalismoan eta federalismoan koka daitezke, eta klase burgesaren interesen defentsan. Euskal nazionalistena askoz zailagoa da definitzeko, adar asko baititu, baina zentro-eskuindar “akzidentalista” —diskurtsoa momentuko boterearen arabera moldatzen duenaren zentzuan ulertua— bezala kontsidera daiteke (EAJrena gutxienez), betiere interes burgesen aldean. Jada aipatu den tekniken eraginkortasunaz gain, baita diskurtsoak klase subalternoetako kide gehiago erakarri zituen nazionalisten kasuan. Klase borroka internazionalista alde batera uzten, klase desberdinetako kideak interes berberak dituztela aldarrikatzen da, interes nazionalak hain zuzen ere. Horrela, nazionalistek diskurtso interklasista horren bidez eraginkorrak izatea lortu zuten, arrakasta desberdintasuna gehienbat landa eremuan ikusiz. Hala ere, ausartegia dirudi konklusio sendoegiak ateratzea.

Zer da gaur, baina, soziabilitate esparru haietaz? Errepublikanoak Francoren diktadura garaian exilioan desagertu ziren, eta haiekin soziabilitate zentroak. Hala ere, gaur egun El Sitio elkartea oraindik martxan dago zentro soziokultural gisa, eta izandakoaren itzala besterik ez bada ere, testigantza eta ikur gisa gelditu da Bilbon. Euskal nazionalistak aldiz gaur egunera arte indartsu mantendu dira espektro politiko euskaldunean, baina hauen soziabilitate esparruak ez dira jada antzina ziren bezain aktiboak. Batzoki gehienak jatetxe edo taberna gisa ezagutzen dira soziabilitate zentro moduan baino gaur egun. Zer izan da ba soziabilitate politikoaz? Inor ez da jada “errepublikarrean bizi”, eta “komunitate” nazionalista gero eta murritzagoa da. Hain ondo funtzionatu zuten soziabilitate sare horiek zergatik ez dira mantendu eta berritu? Alderdi politikoen tentakuluak zergatik ez dira bizitza publiko eta pribatua zipriztintzera heltzen? Galdera horiek erantzuten saiatzea beste lan bat egiteko emango luke ziurrenik.