Septiembre del 36: Frente Popular. Diario de la República

El 25 de julio de 1936 salió el primer número del periódico Frente Popular. Diario de la República. Detrás del diario se encontraba la Junta de Defensa de la provincia de Gipuzkoa, organizada con ciertas dificultades algunos días después de la sublevación. La primera plana del primer número del diario dejaba claro cuáles iban a ser sus intenciones: “El pueblo guipuzcoano se alza virilmente contra la sublevación fascista y pretoriana”. Tras el título, venían las primeras arengas dirigidas a los lectores haciendo referencia al “instinto defensivo del pueblo”, “escenas de heroísmo” y “el ardor combativo de las milicias”. Durante toda su existencia, corta pero intensa, el diario se dedicó a mantener encendida la llama republicana, aun sabiendo que era cuestión de tiempo que la capital guipuzcoana también cayera en manos de los golpistas.

En la portada de aquel primer número, haciendo honor a su nombre, el diario publicaba una especie de editorial que reflexionaba sobre la relación entre la República y la democracia. Bajo el titular de “Sin sombrero y con alpargatas”, se criticaba a aquellos que habían luchado contra el Gobierno del pueblo, hasta (casi) llegar a destruirlo: “Así las cabezas y los pies nos confunden a todos al menos exteriormente. Por fuera todos parecemos pueblo, pero dentro de algunas cabezas sigue anidando el culto al pueblo y a la República creado por él. Y en algunos pies siguen, a pesar de las alpargatas, las mismas ansias de huir de esta España a la que tanto dicen amar y a la que estaban dispuestos a hundir en la vileza del imperialismo”.

Foto Frente Popular

Fuente: Donostiako Hemeroteka Digitala-Hemeroteca Digital de San Sebastián.

Navarra bajo el mando del general Mola y Araba en manos de los sublevados desde el primer día, desde Donostia vaticinaban que el próximo objetivo de los militares sería la costa del cantábrico y las comunicaciones con Francia. El diario donostiarra, dejando atrás los pretéritos años de la democracia, se concentró casi en exclusiva a llenar las cuatro páginas de tamaño cada vez más reducido, mediante informaciones sesgadas sobre el desarrollo de la Guerra.

Al día siguiente, el 26 de julio, Frente Popular se hacía eco de los combates que se sucedieron en las calles donostiarras después de que un grupo de militares se levantara en el cuartel de Loyola. Por supuesto, los sublevados terminaron rindiéndose.

Aunque en un primer momento, las noticias que llegaban parecían ser esperanzadoras, como las de Loyola, pronto se convirtieron en meros mensajes de ánimo para aquellos que luchaban en el frente.

Para primeros de agosto, la capital donostiarra se preparaba para recibir los ataques directos en forma de bombas y un mes después, a comienzos de septiembre, la localidad fronteriza de Irun, caía en manos de los golpistas. Una vez cortada la línea terrestre con Francia, las dos provincias vascas fieles a la república, Bizkaia y Gipuzkoa, se preparaban para resistir ante el embiste del tradicionalismo, esperando una ayuda que jamás llegaría. La ciudad, y con ella la provincia, quedaba en manos de unos pocos milicianos.

Al día siguiente de la caída de Irun, el 6 de septiembre, Frente Popular abría la primera página con una foto del incendio de la calle Pi y Margall de la localidad, escoltado por dos titulares que no pretendían más que mantener encendida la llama de la resistencia: “En la zona de Andatza los requetés sufrieron un duro castigo de las fuerzas leales” y “Doscientos mil hombres piden desde la plaza de la República de Paris, armas y aviones para los republicanos de España”.

Seis días después, el número del 12 de septiembre cerraba su última página con el recordatorio de cómo se podía ayudar al legítimo Gobierno: “Por la República. Los tres grados ciudadanos. No hay más que tres maneras de servir a la República: Desde el frente de batalla. Desde el lugar asignado por el Comité de Milicias responsables. Desde la fábrica, el taller o la oficina, es decir, desde los lugares de trabajo. Estos son hoy para la República los únicos tres grados posibles del combatiente y del ciudadano”.

El 13 de septiembre salía a las calles el último número del diario republicano. Para entonces, el gobierno provincial ya había abandonado la capital y evacuado gran parte de la población. El camino hacia Donostia quedaba prácticamente libre para los militares deseosos de conquistar el preciado botín. Aquel mismo día, los golpistas entraron en el establecimiento del rotativo y después de requisar oficialmente el periódico, comenzaron a preparar lo que sería su nueva gaceta: La Voz de España. Diario Tradicionalista. Pocos días después, el 17 de septiembre de 1936, las rotativas que habían servido a la defensa de la República, se calentaban para imprimir una primera página compuesta por la foto de Mola y un titular que decía: “Avance arrollador en todos los frentes”.

Estamos de vuelta!

Después de dos meses de desconexión con el mundo digital-republicano, anunciamos la vuelta al blog del equipo. Un curso más, trataremos de informaros y manteneros al día de los sucesos relacionados con en el mundo republicano y las repúblicas.Isabel II exilio maleta

Cabe recordar que este mes se celebran 150 años desde que Isabel II tuvo que hacer las maletas para huir a Francia. Igual que sucediera entonces, el republicanismo se pone el mono de trabajo y da la bienvenida al curso 2018-2019.

En memoria de la Gloriosa, queda inaugurada de manera oficial el nuevo curso!